Gemelos futbolísticos: Guti vs De la Peña

Gemelos futbolísticos: Guti vs De la Peña

 

Vidas paralelas. Genios del último pase. Talentos prodigiosos que nunca llegaron a cracks mundiales… pero los regalos que dejaron, sobre todo a sus delanteros en forma de asistencia, maravillaron a cualquier devoto del fútbol. Dos futbolitas únicos con calidad a raudales, que no pudo ser aprovechada tanto como todos hubiéramos querido. Hablamos de Iván de la Peña y José María Gutierrez “Guti”.

Llama poderosamente la atención la infinidad de cosas en común que tienen estos dos futbolistas. Ambos nacieron el mismo año, en 1976. Ambos debutaron en Primera en 1995, con 19 años. Jugaban en la misma demarcación, mediapunta, con un talento descomunal, una visión de juego prodigiosa y un último pase que pocas veces se ha visto en la historia del fútbol. Tenían hasta los mismos defectos: irregularidad, bajo rendimiento defensivo y una cabeza que quizá no tuvo la ambición que se necesita para ser un crack mundial. Lo único que les diferenciaba era su pierna buena: la zurda de Guti y la diestra de De la Peña.

Cuando debutaron en 1995, uno de la mano de Valdano y otro de la de Cruyff, eran los grandes referentes del futuro del fútbol español, con permiso de Raúl. En la temporada 96/97, ya como miembros del primer equipo del Real Madrid y Barcelona, ambos lucieron el dorsal “23”.

En cuanto a su trayectoria profesional, sí encontramos diferencias entre ambos. Guti fue prácticamente, como dirían los ingleses, “one-club man”. Tras 15 temporadas vistiendo la elástica blanca, en 2010 firmó por el Besiktas turco donde pasó una temporada y media. Su etapa como madridista estuvo caracterizada por sus altibajos. Momentos muy dulces, principalmente con Del Bosque entre el año 99 y 2003, donde vimos la faceta más goleadora del de Torrejón. Tremenda fue la temporada 2000/01, cuando el técnico salmantino tras la lesión de Morientes decidió alinearle como 9. El ’14’ respondió anotando 18 goles (Liga+Champions). Posteriormente fue jugando una media de 40 partidos por temporada, pero nunca llegó a ser titular indiscutible. Tanto es así, que ostenta el curioso récord del jugador con más suplencias en la historia de la Liga (228), en 387 partidos disputados. Es decir, sólo fue titular el 41% de las veces (159).

Por el contrario, el pequeño Buda únicamente disfrutó de tres años en el Barcelona. La llegada de Van Gaal le relegó a la suplencia y tras ganar la Liga 97/98, se marchó a la Lazio firmando para 4 años en un traspaso multimillonario. Posiblemente fue una de las peores decisiones de su carrera, ya que sólo jugó 14 partidos en el Scudetto en su primer año, para posteriormente ser cedido al Olympique de Marsella y de nuevo al Barcelona, donde tampoco contó con los minutos que pensaba. Las lesiones musculares, que fueron una constante en su trayectoria, tampoco ayudaron. Su último año en la Lazio fue el peor de su carrera, donde llegó a estar apartado de la plantilla. Tras rescindir su contrato en Italia en 2002, apareció el Español de Juande, que le devolvió la ilusión por ser futbolista. Luciendo el 9 a la espalda, recuperó su mejor fútbol y se convirtió en un ídolo perico, donde pasó el resto de su carrera (9 temporadas), salvando al equipo del descenso en varias ocasiones, llegando a una final de Uefa con Valverde como técnico y ganando una Copa del Rey.

Curiosamente, ambos cuajaron grandes temporadas jugando al lado de Ronaldo, con quien se entendieron a la perfección. La velocidad del “Fenómeno” era el complemento perfecto para aprovechar los pases filtrados “marca de la casa”. Pocos jugadores hemos visto con la facilidad de dar ese mítico último pase raso a la velocidad adecuada para dejar a su compañero sólo delante del portero. Imposible olvidarse de otras sociedades como la que tuvo Guti con Robinho o Van Nistelrooy, o De la Peña con Tamudo.

En cuanto a internacionalidades, los dos fueron muy pocas veces internacionales absolutos. Guti, con 14 y 3 goles en su haber. Iván, con sólo 5, fue llamado por Luis Aragonés en 2005, con 29 años. A pesar de la calidad que atesoraban, ninguno llegó a disputar una fase final de Eurocopa o Mundial

Ambos colgaron las botas en 2011, con 35 años. Iván, tras dos temporadas donde las lesiones apenas le dejaron disputar 7 partidos. Por su lado, Guti rescindió su contrato con el Besiktas en noviembre de 2011 tras un inicio de temporada donde sólo jugó 3 partidos y empezaban a florecer sus escándalos fuera de los terrenos de juego.

A sus 40 años, Guti es el entrenador del juvenil A del Real Madrid, donde apunta maneras y en Valdebebas muchos lo ven como futuro entrenador del primer equipo. Se comenta que será mejor entrenador que futbolista, ya que toda esa cabeza que le faltó como jugador le ha servido para aprender de los errores, manejar el vestuario y la comunicación con los jugadores de manera excelente y sus conocimientos futbolísticos están fuera de toda duda. No cabe duda de que tiene todas las papeletas para ser un excelente entrenador.

Por el contrario, “Lo Pelat” es agente de futbolistas desde el 2013, junto con su ex-compañero e íntimo amigo Puyol, en la empresa del ex-agente de ambos, Ramón Sostres. Cuentan en cartera con futbolistas de renombre, como Bartra o Laporte, entre otros.

Sólo queda por saber quién fue mejor. ¿Por quién te decantas? Si no lo tienes claro aquí dejo dos vídeos para recordar de lo que eran capaces.
Guti: el 14 blanco

Ivan de la Peña: en busca del pase perfecto

 

Deja un comentario